Susana Marañón, la primera instructora certificada por AMT España en el método Eline Snel, comparte con nosotros su pasión por la enseñanza y su experiencia con “la ranita”, el nombre con el que niños e instructores conocemos el programa.

Susana, pedagoga y psicóloga, tiene un centro de Mindfulness en Bilbao, Igelaadi Mindfulness, junto con su socia y también instructora certificada Elixabete Eizaguirre.

“No sé muy bien qué esperaba de esta formación, pero me encontré, un gran e inesperado regalo. Sentirme cuidada, valorada; descubrir nuevamente mi interior, mis capacidades para dar y darme,… Nuevamente conocimientos, sí, pero yo, mi mundo interior, mis paisajes más íntimos, despertamos para dar espacio a este nuevo proyecto.”

“No hay aprendizaje sin amor, entrega e implicación”

Recuerdo que cuando estudiaba bachiller descubrí la generosidad , el cariño y la entrega de algunas de mis profesoras y comencé a soñar que yo, algún día quería ser como ellas.

Aunque mi padre no entendía para qué servía, estudié pedagogía y descubrí que los aprendizajes eran importantes, pero no servían para nada si no había amor, entrega y una implicación total por parte de quien tenía la suerte de impartir esos conocimientos.

En el afán de conocer más, descubrí, entre errores y aciertos, que lo más importante era enriquecer mi interior, disfrutar con mis alumnas y alumnos y transmitirles mi amor por el saber y por ellas y ellos. Seguí formándome y pude descubrir el placer de la búsqueda del conocimiento al realizar la tesis doctoral y al terminar psicología para poder comprender mejor a los niños, niñas, adolescentes y jóvenes con quienes trabajaba en la educación formal y en la no formal.

Tuve la gran suerte de disfrutar de los peques en la guardería, de los adolescentes en el colegio y de los adultos que se preparaban en la escuela de magisterio. Sobre todo aprendí sobre mí misma, aprendí de ellos y me hicieron el gran regalo de vivir que dando es como más se recibe.

El nacimiento de mi hija y mi hijo, me llevaron a disfrutar de la crianza y hace unos pocos años, una pérdida y el duro duelo que conllevó, me sumieron en un gran estado de confusión en el que seguí trabajando mi interior y buscando cómo seguir adelante.

“Mindfulness, el centro de mi nueva vida”

Desde ahí me llegó la propuesta de unos amigos de acercarme al Mindfulness y el descubrimiento personal de que quería hacer de Mindfulness el centro de mi nueva vida, trabajando con niñas, niños, adolescentes y jóvenes. Así llegué a la AMT en la primera formación que se realizó en España, dirigida por Eline Snel.

Una experiencia fantástica al encontrar en este proceso a una desconocida llena de vida y grandísima persona que hoy llena de ilusión conmigo el futuro de nuestro proyecto de trabajo, junto a las compañeras del curso que ya forman parte de mi vida interior y a las que puedo acudir siempre.

Hacer los cursos piloto ha sido volver a disfrutar, vivir la riqueza de lo que cada participante siente y experimenta, reír y respirar con ellos y ellas, darme por completo sabiendo que siempre, siempre, voy a volver a mí con grandes perlas que van construyendo mi mundo interior.

<blockquote>Simplemente, comunicaros que soy feliz en lo que hago cada día, que siento que crezco cada vez que escucho y respiro tranquila y atenta como una rana con un grupo. Sencillamente, me dejo llenar y fluyo con mis pensamientos y mis sentimientos sin esperar nada, estando en la experiencia con la mirada curiosa y expectante de quien aún tiene mucho por descubrir.</blockquote>

Susana Marañón
Bilbao, 6 de junio de 2017

A %d blogueros les gusta esto: