Un hermoso día en un parque, un joven papá empujaba el cochecito en el que lloraba su hijito.

Mientras el papá llevaba a su niño por los senderos del parque, iba murmurando bajito y suave:

– Tranquilo, Ronaldo.
– Mantén la calma, Ronaldo.
– Está bien, Ronaldo.
– Relájate, Ronaldo.
– Todo irá bien ehhhh, Ronaldo.
– Ronaldo, ya verás.

Una mujer que pasaba por allí, se dirigió al joven papá y le dijo:

– Usted realmente sabe cómo hablarle a un niño perturbado ..
– … con calma y con suavedad.
– Realmente es admirable.

Lu mujer se inclinó hacia el niño que estaba en el cochecito y le dijo tiernamente:

– ¿Cuál es el problema, Ronaldo?

Entonces el papá dijo rápidamente:

– ¡Oh, no señora!
– Él es Enrique.
– ¡Ronaldo soy yo!

Fuente: cuento del libro “Aplícate el cuento”, relatos de ecología emocional de Jaume Soler y Mercè Conangla

 

Artículos relacionados:

Más cuentos en el blog / últimos artículos Blog Ranitas

[sg_popup id=1]
A %d blogueros les gusta esto: